Aprendiendo matemáticas con Lilliputiens

Lifestyle
1 comentario

Llega la época de pensar en regalos para los más pequeños, empiezan a llegar catálogos a casa y en la tele solo se ven anuncios de juguetes. No sé si os pasará igual que a mi, pero no me resulta fácil orientar a los niños para que pidan cosas que realmente van a utilizar y amortizar. Cuanto más mayores son, más difícil es que no se dejen seducir por juguetes de plástico a pilas que apenas dejan espacio a la creatividad o la imaginación. Ni muchísimo menos me gustaría entrar en un debate sobre qué tipo de juguetes es mejor o peor, porque no lo sé y sobre todo porque depende de cada niño, pero por experiencia prefiero apostar por otro tipo de juegos en casa, que a priori pueden resultar menos atractivos para ellos, pero que después hemos comprobado que nos proporcionan horas y horas de diversión y entretenimiento.

Una de las marcas que siempre me ha gustado por su enfoque es Lilliputiens. Lilliputiens es una marca belga que surgió de la unión de un grupo de madres que cuenta con diferentes colecciones de juegos, objetos de decoración y también mochilas y accesorios de viaje, para niños de 0 a 4 años aproximadamente. Se trata de juguetes evolutivos con infinidad de sorpresas y detalles. Cuidan el diseño de cada producto para sorprender y estimular a los más pequeños y para acompañarles mientras crecen. En el caso del juego que os enseño hoy, esta idea de crecer con ellos, es totalmente cierta, más adelante veréis por qué.

Como hemos colaborado otras veces y ya sabéis que es una marca que siempre triunfa en casa, cuando me propusieron probar algún producto de la nueva colección, acepté encantada. En este caso nos han mandado el panel para aprender a contar. Los niños están muy interesados ahora con los números y las letras y me pareció un juego estupendo para practicar lo que aprenden en el cole. Se trata de un juguete muy sencillo: un panel rectangular de fieltro en el que están los números del 1 al 10 y fichas que corresponden a cada uno de ellos.

Por su edad, 5 y 3, Julia y Alberto ya dominan lo de contar del 1 al 10, pero lo que me gusta de este juguete es que hemos conseguido darle una vuelta, para adaptarlo a ellos y lo estamos utilizando para aprender a sumar y restar. Es muy visual y muy sencillo hacerlo con estas fichas y los dos se pelean porque les pongamos retos para resolver. Además, al tener personajes y relación entre las diferentes figuras, también aprovechamos para echarle imaginación e inventarnos historias juntos.

Por ejemplo, el número nueve está compuesto por 9 globos y nosotros les planteamos cuestiones sencillas para que calculen: “El sábado fue el cumple de vuestra amiga Berta y sus padres le pusieron 9 globos para decorar la fiesta. De repente se escuchó un ruido muy fuerte y todos se dieron cuenta de que Bosco, su perro, había explotado 3 globos sin querer ¿cuántos globos quedaron en el cumple de Berta?”.

Para nosotros es una forma divertida de que vayan haciendo operaciones sencillas y vayan entendiendo los conceptos de sumar y restar. De momento estos dos están enganchados y seguro que cuando llegue el momento lo utilizarán para enseñarle los números a Marina, porque sobre todo a Julia, le encanta ejercer de profe.

Si os ha gustado, podéis haceros con él en Tutete, en este enlace, ya que la web de Lilliputiens no tiene tienda online. Y si este post os ha servido de inspiración, pronto haré otro con nuestra carta a los Reyes Magos, con más ejemplos de juguetes que triunfan en #Villamotera.

¡Feliz miércoles!

*Post en colaboración con Lilliputiens*

1 Comentario

  1. cristina says

    Me parece muy interesante todo lo que sea aprender con ellos a través del juego, yo empecé hace un año a usar Smartick y hemos notado un avance bastante grande, sobretodo en la pequeña que lo empezó a usar con 5 años y ahora que ha empezado primaria según nos dice la tutora va muy avanzada para su nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *