Cómo proteger la piel de los niños en verano

Lifestyle
Comentarios

Si hay algo que me cause estrés en verano, aparte de las peleas de mis hijos, es el sol. Los tres tienen la piel muy blanca y delicada, pero especialmente Alberto y Marina, se queman hasta debajo de la sombrilla (literalmente). Echarles protección es deporte de riesgo: centímetro que te dejas sin crema, centímetro que se achicharra.

El verano pasado Alberto se quemaba hasta con protección 50 y solo con la barrita Sun de Arnidol conseguía proteger su piel. Se trata de un stick con alta protección solar. Es un poco espesa, pero al ser sólida no hay riesgo de que entre en los ojos y además protege desde el primer momento, porque utiliza filtros físicos minerales. Yo la utilizo para las zonas más conflictivas, que en el caso de mi hijo son la cara y la zona de cuello y hombros. Solo así consigo proteger de verdad su piel y volver de la playa sin quemaduras.

Me ha salido delicado el niño, ¡qué le vamos a hacer! La verdad que es agotador estar echándoles crema continuamente. Para ellos, que lo odian, y para nosotros que andamos todo el día detrás, bote de protección en mano y hay que ver lo escurridizos que son. Además, cada día me preocupan más los productos químicos que llevan los cosméticos que usamos, que son perjudiciales para nosotros, pero también para el mar y los animales que viven en él.

Pero hoy vengo a contaros que este verano he encontrado una alternativa perfecta a las cremas solares. Bueno, más que una alternativa, un complemento perfecto: la ropa con protección solar. Y buscando opciones que me convencieran, descubrí la marca Élise et Sardine, que tiene unos diseños únicos y súper diferentes a toda la ropa con protección solar que había visto hasta el momento.

Élise et Sardine es bonita por fuera, pero también por dentro. Tanto su filosofía, como su forma de fabricación, son dignas de admiración. Su producción es local y sostenible: todas las prendas están hechas a partir de redes de pesca recicladas y desechos plásticos. Además, todo está confeccionado en talleres de Barcelona y todos los productos que utilizan para envíos, envoltorios y etiquetado, son de talleres nacionales. Me encanta apoyar marcas que lo hacen así de bien.

Sus preciosos diseños están inspirados en la fauna del Mediterráneo. Entre sus estampados encontraréis Ballenas Vascas, Cigüeñas Negras (que es el que lleva Marina en las fotos) o Liebres de Piornal. En concreto, en la última colección, Mariona, su creadora, quiso dar voz a animales de nuestro entorno que están en peligro de extinción. Para mi, esto hace Élisee et Sardine más redonda si cabe y pone la guinda a una historia de marca maravillosa que merece ser contada a los niños, para concienciarles de lo importante que es el consumo sostenible y el cuidado del planeta en el que vivimos.

Lógicamente invertir en este tipo de prendas es un poco más caro que comprar trajes de baño convencionales, pero si pensamos en el dinero que ahorramos en cremas solares y valoramos la protección de la piel de los niños, en mi opinión, compensa con creces la diferencia. Mis hijos llevan todo el verano usando estas prendas  y os aseguro que resiste horas y horas de juegos, baños y sol y que es la mejor forma de protegerles que yo he encontrado.

Espero que os haya sido útil. Y vosotras, ¿también tenéis niños de piel delicada o pequeños conguitos? Me encantaría saber vuestros trucos o formas de proteger la piel de los niños en verano. Seguro que todas aprendemos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *