Nuestra experiencia en La Casita de Inglés

Lifestyle
9 comentarios

Coincidiréis conmigo en que el inglés es un tema que nos preocupa mucho a los padres. Aunque nunca he estado obsesionada con el asunto, reconozco que las opciones para que mis hijos lo aprendieran en España, más allá del cole, no me convencían nada.

Pero hace ahora casi un año, Marina se puso en contacto conmigo para hablarme de su proyecto y a los 5 minutos estaba totalmente enamorada de él (y de ella también, todo sea dicho).

La Casita de Inglés surgió casi sin planearlo. Lenny, la madre de Marina, una estadounidense a la que el amor trajo hasta nuestro país, ya se había dado cuenta de que la enseñanza del inglés en España estaba enfocada desde un punto de vista excesivamente teórico, cuando algunas vecinas le pidieron que hiciera los deberes de inglés con sus hijos, para reforzar esta asignatura. Ella aceptó, pero se negó a hacerlo a través de los deberes, se comprometió a enseñarles inglés, pero a su manera. Desde una perspectiva más lúdica y amable, a través de juegos, manualidades y actividades que a los niños les pudieran interesar más.

Los niños iban felices y aprendían mucho más que con otros métodos. Pronto se corrió la voz y la casa de Lenny empezó a llenarse de niños. El final ya os lo imaginais, el proyecto fue creciendo por la gran demanda que tenía y ya cuentan con cinco centros en Madrid. (¡Abrirán el sexto en Alcobendas en septiembre!)

Personalmente, me encanta el método con el que trabajan porque los niños aprenden sin apenas darse cuenta, sin esfuerzo y sobre todo, a través del juego, la forma más natural y espontánea de aprender una lengua. El modelo más popular y en el que ha estado Julia este curso se llama Home Circle, se trata de una metodología en la que los niños van rotando durante dos horas en cuatro espacios diferentes: Arts and crafts room, donde hacen manualidades o cocinan, Game room, donde se divierten con diferentes juegos de mesa, Dance room, donde bailan y aprenden a través de canciones y vídeos didácticos y la Theater and yoga room, donde aprenden artes interpretativas, algo que, dicho sea de paso, me parece fundamental para su futuro, no el hecho de saber interpretar un papel, sino el ser capaces de exponerse y hablar en público.

Kitchen & arts and crafts room

Game room

Dancing room

Theater and yoga room

Mucha gente me pregunta si no son demasiado dos horas y realmente creo que, según está planteado, no se cansan, porque van cambiando de tarea cada media hora, que es un tiempo muy razonable para niños de esta edad. Creo que durante dos horas seguidas, aprovechan más el tiempo, que una hora en días separados. Además, para la logística familiar, es también más cómodo que vayan solo un día.

Tengo que hacer también mención especial a los profes. Son chicos y chicas jóvenes, nativos, por supuesto, y en la mayoría de los casos estadounidenses, porque su cultura y su enfoque de la enseñanza conecta más con la cultura de Marina y Lenny, creadoras de La Casita. Personalmente, me encantan. Son gente súper amable, divertidos, cariñosos y con determinación cuando deben tenerla. Y un dato importante: la mayoría ni siquiera sabe mucho español, por lo tanto es seguro que durante esas dos horas, los niños están en contacto con personas que solo hablan en inglés.

Marina se encarga de buscar personas especiales para cada Casita. Los directores de la nuestra no pueden ser más dulces y encantadores con los niños. Estas fotos las hicimos el día que nos despedíamos para irnos a Irlanda, como veis, aunque este año Alberto no ha podido ir por no tener la edad mínima, él también se siente allí como en casa. ¡Gracias por todo vuestro cariño, Marilda y Luis!

Julia va feliz, le gustan especialmente los días que toca cocinar y ha progresado muchísimo. Su teacher del colegio en España me ha comentado que es de las mejores de la clase en inglés y que su pronunciación es muy buena. Además, cuando llegamos a Dublín, su tutora se sorprendió del nivel que tenía, especialmente de su vocabulario. Todo esto no os lo cuento para presumir de hija, sino para que veáis que el método funciona y realmente aprenden un montón. En casa no lo notamos tanto, porque no se lanza a hablar con nosotros en inglés, pero para mi, estas dos anécdotas son la prueba de que estos meses en La Casita de Inglés han sido muy provechosos.

Por supuesto, repetiremos el curso que viene y ya tenemos nuestra plaza reservada para el Sumer Camp a nuestra vuelta de Irlanda. Esta vez irán los dos, que Alberto ya tiene la edad mínima y estaba deseando ir también.

9 Comentarios

  1. Marta says

    María, ya era hora de otro post!! Me ha parecido muy interesante, muchas gracias!!

  2. Gloria says

    Qué planazo la casita de inglés, ojalá haber tenido yo una de pequeña! Me encanta la nueva imaginen del blog ❤️

  3. Bea says

    Hola! Enhorabuena por el cambio de look, me encanta! Me han hablado muchas veces de la casita del inglés y aunque me informé al final no anime a apuntar a mi hija. Faltaban pocos meses para venirnos a Inglaterra x tiempo indeterminado y aunque en el cole de mi hija me aseguraban que se enteraba de todo aunque aún no se lanzaba a hablar, no acababa de fiarme. Me equivocaba, ella estaba en tercero de infantil y colegio bilingüe desde primero. El resultado es que ya ha hecho casi un curso completo aquí y genial desde el.primer día. A lo que voy es que está mb que haya sitios tan buenos de extraescolares pero lo que es necesario es que en lo colegios españoles se pongan las pilas de verdad y enseñen inglés como se debe no como nos lo enseñaron a nosotros. Yo tuve mucha suerte con el colegio español de mi hija que además era concertado.
    Pd. Yo tb echo de menos la comida española pero me hago unos autoenvios muy sabrosos 😋.
    Besos

    • Hola Bea! Muchas gracias por tu comentario!! Estoy completamente de acuerdo contigo, a los colegios españoles todavía les queda mucho camino por recorrer en la enseñanza del inglés. Por eso alternativas como esta yo creo que son súper bienvenidas y necesarias!!
      Sobre la comida española, como nosotros hemos venido poco tiempo, no nos envían nada y la verdad es que tengo ganas de volver a comer cosas “de casa”. Aquí cocinamos, pero en el fondo, como que no es lo mismo! jaja.
      Gracias por pasarte!!! Un beso fuerte

  4. Sonia says

    Gracias por el post. A mi también me encanta esta iniciativa, pero somos del sur de Madrid y no tenemos ninguna cerca, Ojalá se animen abrir una porque la llevaría sin dudarlo.
    Enhorabuena por tu blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *