Tag Archives: Alberto

13 Recuerdos de verano

Sí, lo sé, soy lenta. Como dice mi marido, tengo mucho cuajo. Me cuesta planificarme y a veces soy poco resolutiva. El caso es que aquí estoy yo: primera semana de otoño y publicando un post sobre recuerdos del verano. No es que me haya dado el aire así de repente, es que ahora, por fin, he podido reunir las fuerzas y sobre todo el tiempo para poder escribirlo. Pero tampoco quería inaugurar la temporada del blog omitiendo esto.

Este en un post casi personal, un rinconcito al que volver para recordar el verano en que Alberto empezó a andar y mi niña se hizo mayor. Esto es el resumen, muy resumido, de mis mejores recuerdos de nuestro verano 2016.

Por orden cronológico, no de importancia, son:

  1. Aprender a bucear. Una de las mejores cosas que he hecho últimamente, una sensación inexplicable, un mundo desconocido y tan diferente al que conocemos… Pero eso os lo contaré otro día con calma.  Buceo diving Buceo diving Buceo diving 2. Las mañanas de remoloneo y risas en familia. En verano hay tantos planes, que tenemos muy poco tiempo para pasar juntos y con calma, así que cuando se alinean los planetas y nos levantamos sin prisas, disfrutamos un montón. family mornings family mornings family mornings family mornings family mornings3. Conocer un mar que se parece a una piscina. Lo del Mar Menor es muy curioso, parece un lago y aunque está muy sucio, las puestas de sol son un espectáculo. mar menor mar menor4. Descubrir un castillo donde habitaron grandes reyes. De camino a Galicia, tuvimos la suerte de parar a comer en Monterrey, localidad que acoge un precioso y bien conservado castillo, el Castillo de Monterrey.  La verdad es que la parada fue una bocanada de aire fresco en medio de nuestro larguísimo viaje. A los niños les vino fenomenal el descanso, pero sobre todo la pequeña aventura que vivimos, descubriendo la fortaleza prácticamente solos. Castillo de Monterrey Castillo de Monterreypuertas duende5. Los enfados de Julia. Son un recuerdo muy importante de este verano. Quiero recordarlo porque a veces me es difícil acompañarla en el proceso de aceptar que nuestra atención está cada vez más dividida entre ella y Alberto. Mi niña, con lo pequeña que es… y lo mayor que la veo. o grove o grove6. Descubrir el paraíso. Galicia es una tierra a la que tengo mucho cariño, pero que suelo visitar poco. Este verano estuvimos unos días por la zona de O Grove y tengo claro que volveremos pronto. Galicia nos acogió con los brazos abiertos y volveremos seguro. galicia galicia 7. Los mejores abuelos del mundo. Más allá de tópicos, creo (de verdad) que he tenido mucha suerte con los padres que me han tocado, pero también tengo que decir que como abuelos se han superado. Esto da para otro post, pero ver a mis padres con mis hijos es una de las cosas más bonitas que me ha traído la maternidad. Lo que se quieren, lo que se piensan, lo que se disfrutan… unamamamotera unamamamotera8. La bici verde de Julia. Después de la típica moto-correpasillos nos hemos hecho con una bici sin pedales, en concreto una Kazam. La verdad es que está muy bien, porque el cambio es muy natural y he leído que son muy buenas para trabajar el equilibrio y no tener que ponerles ruedines después en la bici. El manillar es muy amplio para facilitar el equilibrio y se ajusta, como el sillín. Julia se ha pasado el verano tirándose por la cuesta de las fotos y está encantada con ella, a pesar de los lamentos de su miedosa y anciana madre. Si os gusta, atentas, porque esta noche en mi perfil de Instagram, habrá sorpresa 🙂kazam bikes kazam bikes kazam bikes 9. La vida de aldea. Me encanta que mis hijos vivan la aldea en verano: sus caminos, sus gentes, sus animales… Creo que tiene un gran encanto y es muy enriquecedor para ellos y lo disfrutan muchísimo. Para mi tiene muchísimo valor verles disfrutar de las mismas cosas que yo disfrutaba cuando era niña. asturias asturias asturias asturias 10. La pasión de Julia por el agua. Me sorprende especialmente porque, dentro de lo miedosa que es para algunas cosas, en el agua es muy intrépida y me chifla verla disfrutar así. El verano que viene nadará mejor que yo. bucear bucear 11. El sol reflejado en los ojos de mi niño. Todavía le miro y me sigue sorprendiendo que tenga esos ojos tan verdes. Este verano Alberto se ha hecho más personita y le hemos disfrutado un montón. ¡Está en una edad tan bonita!unamamamotera 12. La playa en familia. Juegos, risas, agujeros y castillos de arena, manzanas y muchas conversaciones en la playa más bonita del mundo. playa de vega Playa de vega 13. Un único atardecer. Cuando tienes todos los atardeceres del verano a tu alcance no valen tanto… unspecified-4

Read More →

Habitación compartida

Siempre he tenido claro que quería que mis hijos compartieran habitación.

En primer lugar por una cuestión evidente de espacio: solo tenemos tres habitaciones y yo trabajo en casa. En segundo lugar, por convicción. Quiero que compartan espacio, que estén juntos, que jueguen juntos, que duerman juntos… en definitiva, que crezcan juntos

Hemos notado desde el principio que ha sido un acierto. Y creo que hemos conseguido crear un espacio en el que están a gusto y felices. Si quiero tener cinco minutitos de paz para mi (o para hacer una llamada, o para subir una foto a Instagram…) solo tengo que llevarlos a su cuarto y dejarlos a sus anchas. El desastre que me encuentro a la vuelta es siempre monumental, pero compensa.

Si hay una habitación de la casa que me guste, es la de mis hijos. Por eso me apetecía enseñárosla y si no lo he hecho antes, es porque tiene una forma un poco rara y me resultaba muy difícil hacer fotos bonitas. Pero le pedí ayuda a mi amiga Mariu (@gelatinadplata) que es una crack y el otro día se vino a casa con Esther, de @smallbichitos a hacerlas. Juntas son un equipazo y tienen un bonito proyecto de fotografía que se llama Mírame Mamá. Chicas, de nuevo ¡¡mil gracias por vuestra ayuda!!!

Los dueños de la casa destinaron la habitación principal a los niños y por eso tiene este pasillo a la entrada y cuarto de baño dentro. Las perchas triangulares que veis a la derecha son de Kivi´s Family, hechas a mano con mucho mimo, hacen esto y muchísimo más.

La cortina del baño, con mensajes positivos, es de Leroy Merlin. Las estanterías Billy de Ikea están ancladas a la pared por seguridad, algo que nunca me había planteado antes de ser madre, pero que ahora considero básico para evitar que se les caiga encima si se suben o se apoyan en ellas. El otro día me encontré a Julia metida dentro de una balda 🙂 Sesión motera (23 de 45)

La lámina de La Niña Sin Nombre es de las primeras cosas que compré para Julia. Me hizo mucha gracia el mensaje.

El calendario perpetuo es de Lilliputiens y aunque todavía es un poco pronto para entenderlo todo, nos da mucho juego con los dos. Con Julia para hablar del tiempo y de las estaciones. A Alberto le deben saber a gloria las fichitas, porque siempre se las quiere comer.  Sesión motera (30 de 45)

Todavía recuerdo el día en que me enamoré de estas letras de La Casita de Margaux, en Madrid in Love. Su nombre todavía no era definitivo, pero no pude resistir la tentación de llevármelas a casa. Tengo pendiente encargar unas iguales para Alberto, pero nunca saco tiempo 🙁

La guirnalda de banderines es muy especial para mi. La hice junto con mi abuela. Yo iba cortando y eligiendo las telas y ella lo cosió. Fue una de las últimas cosas que hizo bien antes de olvidarse de coser (y de casi todo), porque tiene Alzheimer. Además de tener mucha historia, esta guirnalda me sigue pareciendo la más bonita del mundo 🙂Sesión motera (29 de 45)

El banquito blanco siempre triunfa. Lo vi un día en Zara Home y me lo llevé puesto. Me gustó mucho y recuerdo que no fue nada caro. El cesto de mimbre y colores y la cuna, súper sencilla, como quería, también lo son. Sesión motera (32 de 45)

Los banderines que veis al lado de la ventana tienen las iniciales de mis hijos y son de Bolas Días, una pareja de emprendedores que hacen preciosidades en madera. Y estas láminas de animalitos tan graciosas son de Menudos Cuadros, una boutique de arte infantil online que tiene muchas cosas interesantes. ¡Os la recomiendo! Los marcos blancos son de Ikea. Sesión motera (11 de 45)

Esta original lámpara es de Liderlamp. Su dueña, Teté, es un auténtico encanto y hará realidad vuestros mejores sueños en lo que se refiere a iluminación. Creo que encaja a la perfección con la habitación, es especial, moderna y dulce a partes iguales. Las baldas para cuentos también son de Kivi´s FamilySesión motera (36 de 45)

Estos boxes de colores los compré en Bel&Soph, una de mis tiendas de decoración infantil favoritas. Creo que estuvieron más de un año sin colgar, no sé cómo pude esperar tanto!!

El cambiador, el mueble infantil al que he sacado más partido de todos (sin contar la cuna) y que sigo utilizando diariamente es de Ikea. Debajo siempre tengo a mano pañales, cesta para ropa sucia y otra como basura. Todo muy práctico.

La cómoda de corazones, es de Maisons du Monde. Fue un flechazo, me pareció como sacada de un cuento y me sigue encantando.

Y creo que ya lo habéis visto todo. Lo único que me falta y que aún no he encontrado, es una alfombra. Cada vez pasan más tiempo jugando en el suelo y en invierno se nota el frío, pero todavía no he dado con algo que me encaje en diseño, precio, tamaño… Una, que es así de rarita. Si tenéis alguna sugerencia, será muy bienvenida. 🙂

Ni que decir tiene que jamás este cuarto ha estado tan recogido como aparece en las fotos. Normalmente está lleno de comida de madera, construcciones o muñecos por el suelo. Pero tenía que ponerlo bonito para enseñároslo. ¡Espero que os haya gustado!

Feliz jueves.

 

Cuando las cosas no son como esperabas (Segunda Parte)

No es que piense yo que la enfermedad de mi hijo sea un tema de especial interés para los que leéis el blog, pero desde que hablé de lo que tiene Alberto y durante la semana que pasamos en el hospital, recibimos tanto, tanto cariño por parte de los que nos seguís, que siento que tengo que contaros lo que pasó.

Read More →

Cuando las cosas no son como esperabas

Cuando me quedé embarazada de Julia me obsesionaba la idea de que todo saliera bien. No hacía más que pensar en la cantidad de cosas que podían pasarle a mi bebé y, además de una profunda alegría, durante esos nueve meses me acompañaba una sensación de miedo casi constantemente. Más allá de algunas cosas que pudieron ser más positivas en lo que rodeó al nacimiento de mi hija, todo salió bien y yo conseguí relajarme. “Lo normal es que todo vaya bien” me repetía. Y al final me lo creí.

Mi segundo embarazo lo viví de una manera completamente diferente. Aparte de que con una niña de año y pico en casa se tiene mucho menos tiempo para pensar, estaba tranquila y la idea de que algo fuera mal prácticamente no entraba en mis planes.

Por eso cuando, después de un parto perfecto, cogí en mis brazos a Alberto y le vi un bulto morado debajo de la mandíbula, esa sensación de angustia y miedo que había sentido tiempo antes volvió a embargarme. Por un momento pensé que podía ser algo relacionado con el parto y que no tendría importancia, pero enseguida la pediatra empezó a explorar esa zona y el niño no dejaba de llorar como si le doliera. Fueron segundos de mucha tensión. “No puede ser, no puede ser nada malo”, pero en esa primera exploración no supieron decirnos de qué se trataba, si era grave o no, ni qué posibles diagnósticos o consecuencias se barajaban.IMG_5285 Read More →